lunes, 2 de agosto de 2010

Pedirán que se prohíba sembrar en banquinas

El Cento de Protección a la Naturaleza de la ciudad de Santa Fe (Cepronat) anticipó que junto a las numerosas entidades ambientalistas se solicitará a la Gobernación que haga extensiva la medida a la totalidad de rutas provinciales y nacionales que surcan la bota santafesina.



Ante la noticia de que el gobierno provincial, en el marco de las cláusulas de concesión de la autopista Rosario-Santa Fe, prohibió la siembra de soja en las banquinas y terrenos aledaños afectados a la traza del corredor, el Cento de Protección a la Naturaleza de la ciudad de Santa Fe (Cepronat) anticipó que junto a las numerosas entidades ambientalistas se solicitará a la Gobernación que haga extensiva la medida a la totalidad de rutas provinciales y nacionales que surcan la bota santafesina.
"Las miles de hectáreas ubicadas a los costados de las rutas nacionales, provinciales y caminos rurales fueron tomados por asalto por los concesionarios, municipios y comunas, quienes los transformaron en fuente de ingresos a través de la siembra de soja", consignaron en un comunicado emitido recientemente.

En ese marco resaltaron que "resultan auspiciosas las medidas tomadas por el gobierno provincial estableciendo nuevas condiciones para la concesión del corredor vial Autopista Santa Fe-Rosario".

El avance de las fronteras agropecuarias en nuestra provincia se realizó a costa de eliminar montes nativos, invadir áreas dedicadas a otras producciones -como la ganadería, el tambo o la horticultura- y también mediante el aprovechamiento de miles de hectáreas de tierra en teoría desocupada ubicadas a los costados de las vías de comunicación.

Corredor biológico. "En la década pasada, ya se hablaba de las vías férreas como corredores biológicos", explicó el titular del Cepronat, Carlos Manessi.

"El mazazo aplicado en esa época nefasta al desguazar ese medio de transporte, implicó sacrificar esas hectáreas a usos incompatibles con la diversidad biológica", dijo.

Con la aprobación de los transgénicos en 1996, "se sumó la aparición del modelo industrial de cultivos para exportación como la soja, inmolando en el altar de la productividada las últimas tierras: las banquinas, aprovechando lo fácil que es cosechar y que el camión salga directamente para el silo o el puerto desde la ruta", explicó Manessi.

Si bien no se estudió científicamente, se percibe que la vida a los costados de las rutas disminuyó o desapareció. "No más perdices, zorros, comadrejas, lechuzas ni pastizales. Todo se transformó en un mar verde por la soja. Las banquinas que tuvieron la suerte de mantenerse indemnes, hasta sirvieron de corral provisorio para el ganado inundado, echando por tierra el concepto de tierras inservibles", ilustró el ambientalista.

"La verdadera riqueza –prosiguió– constituida por la diversidad de especies se simplificó, disminuyó y, por ende, nos empobrecimos todos los santafesinos. Así aparecieron cada vez más y más plagas, para lo cual hay que utilizar más y más venenos".

Impacto. Ante la interrogación sobre cuál fue el impacto de la sojización de las banquinas el agrónomo Manessi explicó que "probablemente nunca se sepa. Aún así, deberían comenzar a formar fila para quejarse las personas en tránsito por las rutas que fueron fumigadas por los aviones en vuelo rasante o mosquitos y deberían esconderse, avergonzados, aquellos que argumentan razones económicas cuando en realidad usaron tierras que pertenecen a todos pero que fueron explotadas por unos pocos". Además sugirió que "para las arcas públicas sería conveniente realizar una auditoría en los balances del anterior concesionario para saber cuánto se ahorró al no tener que cortar el pasto y cómo dividía las ganancias de lo que se cosechaba".

El gobierno provincial eliminó la siembra de soja –y otros cultivares de peso económico– a los costados de la autopista. "Consideramos auspiciosa esa medida y la apoyamos sólo si se trata del paso inicial para que todas las vías de comunicación de Santa Fe se puedan transformar en verdaderos corredores biológicos, para lo cual no basta sólo con declararlo o limitar un cultivo en una sola ruta, sino también realizar una serie de medidas complementarias que evite la formación de islas biológicas", enfatizó Manessi

Extender dicha limitación a las rutas provinciales y caminos rurales, conservar y ampliar los escasos montes nativos, establecer un sistema de áreas protegidas que funcione en el territorio, prohibir las fumigaciones aéreas, repoblar con especies donde sea necesario y limitar la caza irrestricta, forman parte de los proyectos que encararán próximamente los ambientalistas. "De lo contrario, todo quedará en las buenas intenciones para una flora y una fauna que nuestros hijos sólo podrán ver en los museos", sentenciaron.

PAVON ARRIBA EN EL MUNDO

No hay comentarios:

Search Box

Categories

HIMNO A PAVON ARRIBA